top of page

La necesidad urgente de introducir chatbots para cumplimentar parcialmente la historia clínica


Los chatbots ya forman parte de la vida cotidiana. Cada vez más empresas los usan como un primer, o único paso, para atender a sus clientes. No es raro que las empresas de servicios nos deriven a un número de Whatsapp en el que nos van haciendo preguntas sobre el problema que tenemos, y canalizan el caso al departamento especializado en el caso. Un ejemplo de esto es Iberia, donde tienes una respuesta rápida, aunque de un robot que no siempre es acertada.


Lo interesante del chatbot es que se fundamenta en una base de conocimiento que se va ampliando con la experiencia, y que con la ayuda de la inteligencia artificial va afinando y mejorando la calidad y acierto de las respuestas. En algunos países (USA, por ejemplo) ya es habitual que cuando llamas a urgencias te atiende una enfermera que con la ayuda de un chatbot, o herramienta similar, va dando respuestas y completa una historia clínica.


Gran parte del tiempo que pasamos los médicos en nuestro trabajo lo hacemos escribiendo. Tenemos que documentar todo en la historia clínica. Y lo que lleva más tiempo es la entrevista inicial en la que tenemos que recoger muchos datos nuevos (biografía, antecedentes familiares, antecedentes médicos, medicación actual, etc. Seguramente mucha de esa información la podría introducir el propio paciente por un chatbot en su móvil, y que luego, cuando comience la entrevista con el médico, éste ya la tenga disponible. Los chatbots podrían ayudar también en la aplicación de algunos tests cuyo resultado, de forma automatizada, podría introducirse en la propia historia clínica. No estoy diciendo que toda la historia clínica la recoja un robot, lo que digo que es que una parte de la información sí se recoja vía chatbot, y luego sea filtrada, matizada, y validada en la entrevista presencial con el médico.


Los chatbots también están presentes en el acceso a la literatura científica, Hay aplicaciones basadas en inteligencia artificial, como Scispace, en la que puedes dialogar, y hacerle cualquier pregunta científica respecto a protocolos vigentes, y te dan una respuesta clara y con las referencias bibliográficas correspondientes.


En un momento en el que faltan médicos, en que las consultas están desbordadas, y con largas listas de espera, sorprende que las diferentes consejerías de sanidad no hayan introducido estas herramientas. En vez de esto los gestores sólo enfatizan la mejora de los procesos de calidad con el correspondiente marchamo de una prestigiosa agencia de acreditación. Esto es importante y necesario, aunque a veces contraproducente, cuando los médicos están inundados de protocolos y los nuevos criterios de calidad obligan a recoger todavía más información, lo que, a veces, aporta escaso valor añadido a la calidad asistencial. Sobre todo, si aumenta el tiempo de consulta y, consecuentemente, la lista de espera.


Una simple búsqueda en Internet nos muestra que hay numerosas que empresas que dan el servicio de completar una historia clínica mediante un chatbot. Estos son algunos ejemplos:


  • Buoy Health: Buoy utiliza inteligencia artificial para ayudar a los usuarios a identificar sus síntomas y proporcionar recomendaciones de atención médica. Los usuarios interactúan con un chatbot que hace preguntas para entender mejor sus problemas de salud y ofrecer información personalizada sobre posibles causas y tratamientos. Puedes encontrar más información y probar la herramienta en Buoy Health​​.

  • Ada Health: Ada es una aplicación que ofrece un chatbot para evaluar síntomas. Los usuarios ingresan información sobre sus síntomas y el chatbot proporciona una evaluación preliminar junto con recomendaciones de acción. Más información en Ada Health.

  • HealthTap: Esta plataforma de telemedicina incluye un chatbot para recopilar información médica antes de las consultas con los médicos, mejorando la eficiencia y precisión del diagnóstico. Más detalles en HealthTap.

  • Babylon Health: Utiliza inteligencia artificial para proporcionar consultas médicas a través de un chatbot, ofreciendo evaluaciones de salud preliminares y recomendaciones. Visita Babylon Health.

  • Gyant: Gyant ofrece un asistente de salud virtual que recopila información sobre los síntomas del paciente y proporciona recomendaciones de tratamiento o derivaciones a profesionales médicos. Más en Gyant.

  • Sensely: Sensely utiliza un asistente virtual para interactuar con los pacientes y recopilar datos sobre su estado de salud, ofreciendo orientación médica en función de la información recopilada. Más información en Sensely.

  • Infermedica: Infermedica ofrece un chatbot que realiza evaluaciones preliminares de salud y proporciona recomendaciones de acción basadas en los síntomas y antecedentes médicos del paciente. Detalles en Infermedica.

Comments


bottom of page