Eutanasia y enfermedad mental: estudio de casos en Holanda



Hace unos días publiqué un post sobre los problemas que plantea la solicitud de la eutanasia cuando la principal justificación es una enfermedad mental. Ahora me voy a centrar en la práctica habitual que hay en Holanda en estos casos.


Las autoridades holandesas hacen un sorprendente ejercicio de transparencia, tal y como se puede apreciar en la web de la Comisión de la Eutanasia (en neerlandés) (en inglés aquí). También se puede encontrar la memoria anual de 2020, que está traducida a varios idiomas. La versión en español se puede descargar aquí. En este interesante documento de 83 páginas encontramos los siguiente:

  • En Holanda hubo en 2020 168.566 muertes, de las que 6.938 fueron por eutanasia (4,1% del total). Hubo un incremento del 9,1% respecto al año anterior.

  • Hubo 170 casos en pacientes con demencia (168 en fase inicial y 2 en fase muy avanzada)

  • 88 casos de enfermedades mentales.

  • 856 casos de "combinación de afecciones"

Sobre las enfermedades mentales el informe dice literalmente (página 13):


En 88 notificaciones de eutanasia, el sufrimiento estaba basado en una enfermedad mental. De esas 88 notificaciones, en 35 casos el médico comunicante era un psiquiatra, en 14 casos un médico de familia, en 6 casos un geriatra y en 33 casos otro tipo de médico. En 68 notificaciones en las que se practicó la eutanasia a un paciente debido a una enfermedad mental, el médico encargado estaba vinculado al Centro Especializado de Eutanasia (Expertisecentrum Euthanasie: EE según sus siglas en neerlandés, que antes era la Fundación de la Clínica para el Final de la Vida). En esos casos, el médico debe aplicar un cuidado especial,...


Hay un apartado en el que recogen otro criterio de acumulación de enfermedades propias de la vejez:


También una acumulación de enfermedades propias de la vejez (como alteraciones visuales (enfermedades de la vista), alteraciones auditivas, osteoporosis (descalcificación ósea), artrosis (desgaste), problemas de equilibrio, deterioro cognitivo (problemas de memoria y conocimiento)) puede causar un sufrimiento insoportable y sin perspectivas de mejora. Estas enfermedades, generalmente degenerativas, suelen aparecer en edades avanzadas y constituyen un cúmulo de una o más enfermedades, con los síntomas que conllevan. Todo ello, conjuntamente con el historial clínico, la biografía, la personalidad, el patrón de valores y el umbral de aguante del paciente, puede ser experimentado por dicho paciente como insoportable y sin perspectivas de mejora. En 2020, las CRV recibieron 235 notificaciones en esta categoría.


En la página 17 del informe se recoge que hubo 13 casos en los que los dos miembros de una pareja solicitaron y recibieron la eutanasia.


En la página 51 y siguientes del informe viene un caso psiquiátrico en el que se aplicó la eutanasia. Era una mujer con episodios depresivos recurrentes, crisis de pánico y alucinaciones auditivas de carácter imperativo. Se le habían aplicado todo tipo de tratamientos incluidos terapia electroconvulsiva y IMAOs.


En la versión inglesa de la web de la Comisión hay numerosos casos que se pueden consultar. Los casos psiquiátricos son accesible en este enlace. Entre todos destaco algunos (los enlaces llevan a la descripción clínica del caso):

  • Paciente de menos de 30 años con daño cerebral, conducta impulsiva, tr obsesivo compulsivo, ingresado en unidad forense.

  • Paciente con un trastorno esquizoafectivo.

  • Paciente de más de sesenta años con anorexia, trastorno somatomorfo y trastorno de personalidad

En el momento en que redacto este post aparecen 18 casos psiquiátricos.


Resulta interesante ver los casos de demencia en sus fases iniciales en los que el paciente solicita la eutanasia, y lo consideran con capacidad suficiente (página 57). En los casos de demencia avanzada se aplica la eutanasia en base a unas instrucciones previas.


Sobre esta cuestión me ha llamado la atención un estudio sobre pacientes holandeses revisando los expedientes que aparecen en la web de la comisión de la eutanasia de Holanda (Tuffrey-Wijne I, Curfs L, Finlay I, Hollins S. Euthanasia and assisted suicide for people with an intellectual disability and/or autism spectrum disorder: an examination of nine relevant euthanasia cases in the Netherlands (2012-2016). BMC Med Ethics. 2018;19(1):17. Published 2018 Mar 5. doi:10.1186/s12910-018-0257-6).


Se trata de un estudio con autores británicos y holandeses, expertos en discapacidad intelectual y en cuidados paliativos, y se centran en pacientes que tiene discapacidad intelectual y autismo. En el estudio se hace una profunda reflexión sobre la cuestión de la capacidad, y sobre todo en el problema de la comunicación con las personas con discapacidad intelectual. También cuestionan el umbral excesivamente bajo de capacidad que hay en Holanda para solicitar la eutanasia, y señalan las dificultades que hay para hacer un juicio de capacidad en estos casos.


Creo que en Holanda hay unos criterios excesivamente laxos para aceptar una solicitud de eutanasia, y esto tiene que ver con la cultura predominante en esta zona. Espero que la legislación de la eutanasia en España no tenga una interpretación tan laxa como la que encontramos en Bélgica u Holanda.